Dr. Rogelio D´Ovidio | Siete Cuerpos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Dr. Rogelio D´Ovidio | Siete Cuerpos
Cuerpo Físico-Etérico
Cuerpo Emocional
Cuerpo Mental
Cuerpo Intuicional
Cuerpo Espiritual
Cuerpo Monádico
Cuerpo Divino
Todas las páginas

 

Le sigue el CUERPO MENTAL.

 

En este cuerpo residen nuestros pensamientos. Es importante saber (como lo explico detalladamente en mi primer libro “DEL CUERPO AL ESPÍRITU, un camino de sanación”, de editorial Deva´s) que nuestros pensamientos no se originan en el cerebro, sino que surgen en este plano, que no tiene nada que ver con el cerebro físico.

 

El cerebro manifiesta físicamente aquello que fue pensado en el plano (cuerpo) mental, que como podemos ver se encuentra en un nivel mucho más sutil que el nivel físico.

 

Este plano se divide a su vez en dos subplanos: el cuerpo mental inferior y el cuerpo mental superior. El inferior es lo que nosotros denominamos  el intelecto. Es aquel plano que utilizamos para razonar, deducir, analizar, etc.

 

Como oposición al mental inferior, el cuerpo mental superior es aquél donde residen los pensamientos abstractos. Cualquier pensamiento abstracto proviene del cuerpo mental superior. Cuando alguien piensa “la rosa” como algo abstracto, o cuando alguien estudia “el estómago” en anatomía, estamos hablando de conceptos abstractos. Pues bien, todo lo que sea abstracto proviene del cuerpo (plano) mental superior.

 

Al hablar del plano mental superior ya estamos literalmente ubicándonos en planos de índole espiritual. La cualidad espiritual que se alcanza cuando accedemos en plenitud a este plano es lo que se denomina CHIT en el idioma sánscrito, que es la cualidad de la mente espiritual.